El Ejercicio Y El Sexo

Todos vivimos por causa de que un hombre y una mujer se unieron y procrearon.  Pero sabemos que el cuerpo pasa un proceso de cambios fisiológicos constantemente por lo que si no nos ejercitamos, la vida sexual se ve entonces afectada.

El beneficio de hacer ejercicios hace que nuestra fuerza, estámina y bienestar emocional aumenten, lo que afecta positiva y directamente la función sexual.  Por otro lado el tener sobrepeso corporal, aunque está claro que no impide el acto sexual, sí puede impedir la facilidad de poder adoptar diferentes posiciones y movimientos durante el acto sexual, así como impide al cuerpo el permanecer en ciertas posiciones mas difíciles, que incluso pueden hasta asfixiar a su pareja.  Una persona en sobrepeso tiene un agotamiento físico mayor, por lo tanto el rendimiento durante el acto sexual no es igual que si estuviera en peso ideal.  La persona en sobrepeso sabe que no puede adoptar todas las posturas que quisiera.

Esta comprobado científicamente que toda persona que realiza algún deporte, cualquier tipo de ejercicio, tiene mejor y mayor potencia sexual que otros que no hacen ejercicios.  Por supuesto, dentro de un marco saludable de nutrición, pues los deportistas sabemos que el que usa anabólicos puede volverse impotente por causa de las esteroides.  Pero fuera de eso, toda persona que realiza ejercicios con frecuencia tiene el cuerpo mejor preparado y con mas ánimo para disfrutar de una saludable relación sexual durante toda su vida, así la persona tenga 60, 70 ó 80 años de edad.

A continuación varios ejercicios que no deben faltar en tu rutina semanal y que aumentan la potencia sexual pues fortalecen tus músculos sexuales:


  • Acostado boca arriba, piernas dobladas, brazos en el piso al lado del torzo, subes y bajas la pelvis. 3 sets de 50 repeticiones.


  • Sentado con una bola inflable de ejercicios entre medio de las piernas dobladas, aprietas la bola con tus piernas o rodillas con todas tus fuerzas y luego relajas y sueltas las piernas.  Inner Thigh - 3 sets de 50 repeticiones.


  • Sentado sobre la bola inflable de ejercicios, manos en la cintura, pies en el suelo, realice movimientos circulares de la pelvis o cintura (como si estuviera bailando) - 3 sets de 15 repeticiones a cada lado.


El ejercicio es una fuente inagotable de energía, de vitalidad y de hormonas que se ven reflejadas en la intimidad.  Una adecuada vida sexual requiere de vitalidad y energía, por lo que un buen estado físico puede hacer de las sesiones intimas encuentros mucho más placenteros.

El sexo no es una actividad que se deba mezclar con sustancias alucinógenas o bebidas alcohólicas como fuente de placer o estimulantes ya que el cuerpo humano está diseñado para proveer todo el placer necesario y su fuente es inagotable, dichas sustancias pueden provocar adicción e ir en detrimento de la salud.

Aunque la apariencia física no debe ser un condicional a la hora de elegir pareja, está claro que una imagen saludable y agradable a la vista es importante.  El ejercicio hace que el cuerpo reaccione más rápido e intensamente durante el sexo.  Los estudios en hombres demuestran que la ansiedad es la causa principal de las disfunciones eréctiles, por lo que hacer ejercicios regularmente libera el estrés.

Desde hace tiempo es conocido que la práctica del ejercicio físico incrementa la liberación de testosterona. Se ha demostrado que las personas mayores de 40 años que practican algún deporte ven más activo su deseo sexual al mantener sus niveles más elevados. Y es que esta hormona facilita el deseo sexual de hombres y mujeres y su producción decae a partir de la década de los cuarenta.

El sexo es uno de los ejercicios físicos más completos y saludables. Practicarlo tres veces en semana permite quemar muchas calorías y pone en funcionamiento más de 500 músculos.  En el acto sexual puedes quemar entre 150 a 300 calorías y continuar tu día con una sonrisa.  También hacer ejercicio aeróbico durante 30 minutos cinco veces por semana, aumenta tu energía sexual y desarrollas una mayor resistencia muscular, lo cual te ayuda a reducir la fatiga durante el sexo.

El entrenamiento de fuerza podría ser justo lo que recetó el doctor  para tu vida sexual. La razón principal es que el levantamiento de pesas hace que el cuerpo produzca testosterona que es el precursor principal de la conducta sexual masculina.

Hecha
a un lado, el Viagra, ya que el ejercicio regular puede ser la mejor medicina para un hombre mejorar su vida sexual.  Las actividades vigorosas, como correr y caminar a paso acelerado, también liberan endorfinas que te ayudan a relajarte, lo que puede aumentar el rendimiento sexual.  Aquellas personas mayores de 40 años que hacen ejercicio regularmente tienen vidas sexuales como los hombres y mujeres que están en sus frescos 20 años.  Aunque el deseo sexual decrece con la edad, las personas mayores de 60 años que realizan ejercicio regularmente son tan activos como la gente joven.

Si psicológicamente te sientes mejor contigo mismo estas más inclinado hacia el buen sexo, y físicamente, estar en forma mejora la libido, la circulación sanguínea y el funcionamiento sexual.  Se ha dicho siempre que el cerebro puede ser el órgano sexual más importante. Esto es debido a que el estrés, ansiedad y depresión, son enemigos de disfrutar de una vida sexual saludable. Además, las personas con una mala imagen del cuerpo no se sienten bien consigo mismas y con frecuencia evitan las relaciones sexuales o no pueden realmente disfrutar de ellas.

Estar físicamente activo y ejercitado es “un impulso de Viagra Natural”.   “Los hombres y mujeres que hacen ejercicio regularmente van a tener mayores niveles de deseo.  Ellos van a tener mayor confianza, mayor capacidad para alcanzar el orgasmo y una mayor satisfacción sexual “, dice Cedric Bryant, fisiólogo del ejercicio.

Por otro lado, dicen los expertos urólogos, que  la obesidad disminuye el deseo sexual por varias razones: autoestima baja, disminución de deseo sexual o libido, disminución de la testosterona y reducción en el vigor para mantener la relación sexual.  Esto se complica con la baja resistencia física, la hipertensión y la forma cómo se sustituye el deseo sexual por el placer de comer compulsivamente.  Además, un cuerpo obeso suele tener sus vasos sanguíneos bloqueados por el colesterol, lo que dificulta la irrigación hacia el órgano sexual masculino o femenino.


Por: Daisy Alemañy
01 de marzo de 2011.

Fitness Trainer, Dancer, Choreographer, Singer & Actress

email: daisyalemany444@gmail.com

Available to work around the World.